15.6.17

Diario fílmico.




- Acapulco, la vida va (2013, Dir. Alfonso Serrano Maturino). Mariano ha invitado a sus dos mejores amigos, Justo y Antonlín, a viajar a Acapulco, como lo hicieron… hace cincuenta años. Tiene tres motivos para hacerlo: Porque han sido los mejores amigos desde hace años, y esto es una celebración de los mejores tiempos. Porque piensa buscar a Carmen, una mujer con quien tuvo un intenso amorío en su juventud. Y el tercero no quiere decirlo, pero tiene que ver con una pistola que lleva en la maleta…

Una comedia que sorprende por la sinceridad de su guión, sus magníficas actuaciones y la manera en que consigue profundas reflexiones partiendo de situaciones más o menos ordinarias. La estructura es aparentemente sencilla, y lo mismo los personajes. Pero hay más aquí que lo que aparece a primera vista. Tómese en cuenta, por ejemplo, el desarrollo de los personajes y los apuntes mas bien irónicos sobre el camino que cada uno tomó en la vida —mejor dicho, que creyó tomar, pero que en realidad los conduce a destinos casi ineludibles. 

Una película en apariencia sencilla, amena y de interés. 

Diario fílmico.




- Wonder Woman (2017, Dir. Patty Jenkins). Diana, princesa de las Amazonas, salva la vida de un piloto que cayó a su isla por accidente. A partir de ahí, ella emprenderá un viaja al mundo de los mortales —nada menos que a la primera guerra mundial, donde cumplirá su destino de enfrentarse a Ares, dios de la guerra y causante de todos los conflictos. 
Bueno, esa es la leyenda. En realidad, Diana tendrá que enfrentarse a una cuestión aún más oscura: la maldad natural que yace en el corazón de todo ser humano…

Ha habido muchas películas de superhéroes en los últimos años. Esta, sin embargo, es notable por varias razones. De entrada está el asunto obvio: Es de las pocas películas recientes sobre una heroína en vez de un héroe (de hecho, es la primera película de este tipo específicamente con protagonista femenina en varios años. Ha habido otras, sí, pero más distantes), y para el caso con una directora. Y hay algo más: la mayoría de estos filmes recientes han tendido a oscilar entre el cinismo casi nihilista y el entretenimiento banal. La mayoría tienden a sugerir una actitud de reverencia a la autoridad (los supuestos héroes), sin que se les pueda criticar sus faltas. Pues bien, ésta toma un camino distinto. Sin hacer menos a su personaje, la película prefiere más bien hablar de los horrores de la guerra y hacer algo que parecía casi imposible: Hacer de su protagonista un símbolo de esperanza. ¿Cuantas películas de este tipo ha habido en que la protagonista le eche en cara a un general su tendencia a pensar en los subordinados como estadísticas y no como personas? 

Y eso sin dejar de ser el entretenimiento que también es válido buscar: Es una película de acción en toda regla, pero también una reflexión (un poco ligera, si se quiere) sobre la importancia de la entereza moral en situaciones que parecen imposibles. 

Quizá la reflexión no sea tan ligera como parece…

Diario fílmico.




- La Fille Inconnue (2016, Dirs. Jean-Pierre y Luc Dardenne). Jenny es una joven doctora que lleva a cabo su profesión de manera organizada y precisa. Una noche, queriendo poner el ejemplo, ignora una llamada a la puerta por estar fuera de horario. Pero al día siguiente la policía la sorprende con una noticia: la muchacha que había llamado a la consulta la noche anterior ha sido hallada muerta. Consumida por la culpa, Jenny se embarca en una misión sumamente complicada y peligrosa: Resolver el misterio sobre quién era esa muchacha a la que no le abrió la puerta y por qué murió. En el curso, se encontrará con toda clase de secretos a su alrededor…

Un magnifico thriller moral en el que el misterio es solo un punto partida para un doble análisis. A nivel social, para analizar la situación de los inmigrantes más pobres, en Europa y en muchas partes del mundo. Y a nivel de los personajes, servirá para que Jenny se enfrente a sus propias decisiones en la vida. Desde luego, la disciplina profesional no tiene por qué estar reñida con la compasión humanitaria, que en realidad es la base de la medicina. Por lo demás, magníficas actuaciones y un buen manejo del drama. 

Diario fílmico.




- Get Out (2016, Dir. Jordan Peele). Chris y Rose, una pareja interracial, se disponen a pasar el fin de semana con los padres de ella, a quienes él no conoce. Pese a los recelos de Rod, un amigo de él, Chris piensa pasar un buen rato. Si bien en efecto hay algo raro en el suburbio en que viven los Armitage. No solo está poblado casi exclusivamente por blancos de clase alta; los pocos negros que hay alrededor son o bien sirvientes o bien una especie de trofeos. De hecho, todo mundo actúa de una manera más bien extraña. Sobre todo cuando a raíz de un incidente con el flash de una cámara, Chris recibe una advertencia: “¡Huye mientras puedas!” 

Una excelente combinación de terror psicológico y sátira social, que en muchos casos recuerda la novela y película “The Stepford wives”. Como aquella, hay terror oculto en una atmósfera elegante, y en ambas historias se expone la hipocresía de una sociedad privilegiada que dice ser tolerante, abierta, y demás cosas. Claro, no es una copia sin más: éste filme posee una visión concienzuda sobre los conflictos raciales en Estados Unidos, aquí disfrazada con un exo-esqueleto aposta exagerado. 

Algo interesante es que algunos tópicos que introduce se quedan abiertos para que el público los examine a su manera. Consideremos que entre los blancos afluentes hay un hombre japonés (al cual por cierto le asignan un cartón de juego color amarillo, lo que en Estados Unidos tiene también una carga racista muy a propósito); o consideremos hasta donde llega el tema de las parejas interraciales, con diversos símbolos (Rose sorbiendo leche a través de una pajilla negra y voluminosa…). 

Por lo demás, el tono consigue equilibrar el miedo con la risa, y en este sentido el personaje Rod (que a su vez camina entre las teorías risibles y la genuina preocupación por un amigo) es de gran ayuda. En total, una película que vale la pena ver y examinar.