22.1.18

Nuevo reto fílmico.


El año pasado, 2017, decidí plantearme un pequeño reto de lectura. Cada mes, a partir de Febrero, leería libros de determinado género o formato. A saber: 

Poesía (Noviembre); Antologías (Octubre); Libros ilustrados (Septiembre); Autobiografías (Agosto); Leyendas (Julio); Novelas (Junio); Colecciones de cuentos y / o ensayos (Mayo); Guiones (Abril); Cómics (Marzo); y libros infantiles y juveniles (Febrero). En Diciembre, miscelánea. 

El reto surgió de algo muy simple: Que tenía demasiados libros pendientes de leer y no sabía por donde comenzar. Además, trazaría un mapa de lectura que incluiría cosas que yo sentía no leía lo suficiente, o que no conocía bien.

Hubo, claro, excepciones a la regla. Y meses en los que abarqué muchos más libros de los que esperaba, así como meses en los que apenas pude terminar uno o dos libros. 

Con todo, fue un reto satisfactorio. 

Pues bien, éste año he decidido plantearme un nuevo reto —esta vez fílmico. 

A partir del próximo mes, intentaré dedicar cada uno a un tipo particular de películas, abajo detalladas. No de manera exclusiva, y además referente a lo que pueda ver en casa (es decir, en DVD, Blu-ray, Netflix, ClaroVideo y otros servicios por el estilo), pues lo que haya disponible en cartelera será aparte. Procuraré también escribir aquí mis impresiones de cada película y un resumen al final de cada mes. 

El reto por mes viene a ser: 

Febrero: Películas de temática Gay y / o Queer (entendiendo que éste último término abarca un espectro mucho más amplio de sexualidad. Todo aquello que no es específicamente heterosexual).  

Marzo: Cine Latinoamericano (México, Centro y Sur América y el Caribe). 

Abril: Ciencia Ficción y Fantasía. 

Mayo: Comedia. 

Junio: Cine Europeo. 

Julio: Documentales. 

Agosto: Cine de Asia, África y Oceanía. 

Septiembre: Cine de animación. 

Octubre: Cine de horror. 

Noviembre: Thrillers. 

Diciembre: Musicales. 

Muchos de estos temas pueden entrelazarse (por ejemplo, el horror y el thriller se hermanan a menudo); también puede haber películas que no entran en ninguna de las anteriores, pero se les incluye por diversas razones (por ejemplo, el cine de aventuras, que incluiría el subgénero del Western, también puede incluirse en el mes de abril). Y algunos son más amplios de lo que parecen: Comedia no es solo una película humorística; también se refiere a la sátira y la parodia. Un musical no es solamente una película con bailables; puede ser una película sobre música, un filme de conciertos y mucho más. 

En teoría, servirá, como el anterior, como mapa de recorrido fílmico, y (ojalá) también como impulso para buscar o retomar títulos que había dejado de lado o que ignoraba hasta entonces. 

31.12.17

¡Feliz año nuevo!


A ver qué podemos hacer en el 2018. 

Recuento 2017.


En total, éste año ví: 

  • 48 películas en total. 
  • 35 en inglés. 
  • 13 en otros idiomas. 
Sin contar cortometrajes. 

  • 20 series de tele completa, o una temporada completa de una serie de tele. 
  • 2 de las cuales eran animadas. 


Y leí: 

  • 46 libros en total. 
  • 24 en inglés. 
  • 22 en otros idiomas. 
Sin contar webcomics (historietas distribuidas por internet), y contanto historias de varios volúmenes como un sólo libro. 

Estoy satisfecho, la verdad. 

29.11.17

Diario de lectura.


Reto de lectura, Noviembre: Leer solo poesía. 




- Antología del modernismo (1884 - 1921). Selección de José Emilio Pacheco. En 1970, Pacheco produjo una antología de gran valor en la cual reunió catorce poemas (y entre ellos alrededor de ciento cincuenta poemas) junto con un ensayo sumamente esclarecedor; y mediante ellos definió con mayor claridad el Modernismo, con su respectiva importancia cultural-histórica: En el México (y la Hispanoamérica) de finales del siglo XIX a principios del XX. 

Desde Manuel Gutiérrez Nájera hasta Ramón López Velarde. Cubre también autores menos conocidos (entonces y ahora) —María Enriqueta, Efrén Rebolledo, Alfredo Placencia…

No solo es la selección y el análisis de cada autor excelente; la introducción por sí sola es un ensayo que conviene analizar. Por el lado literario, pero también histórico. El lúcido análisis que realiza sobre las condiciones socio-económicas de México durante el siglo XIX esclarece las circunstancias en que se produjeron movimientos literarios tan importantes… y también pinta un retrato terrible, más porque es notablemente similar al México de ahora mismo, del año 2017. Un país obsesionado con producción e inversión extranjera, pero que se olvida de sus propios habitantes. En particular de los más desamparados. 

El resultado es un libro cuya lectura es aún más importante de lo que parece a primera vista.