12.9.19

Ser gay en tiempos de Evo




- Ser gay en tiempos de Evo. Edson Hurtado. Recopilación de varios relatos, testimonios, ensayos e inclusive poemas en prosa sobre las experiencias de los no-heterosexuales en Bolivia a través del siglo XX y principios del XXI. Los altibajos, las historias íntimas y las de repercusión internacional. Las luchas, las derrotas y las victorias. Y ante todo, la dignidad. 

La edición del 2014 añade más relatos y estudia qué cambios ha habido y no dentro y desde el gobierno de Evo Morales. 

Son testimonios a veces desgarradores, otras veces esperanzadores, y que muchas veces invitan a la reflexión. Aparecen en sus páginas varias figuras clave de la política boliviana, incluido el propio autor. Examina también casos en los que los prejuicios se revuelven o se sortean --cuestiones de racismo, de clasicismo, de xenofobia en general. 

Con todo ello es un libro sincero y de lectura importante. Testimonio y manifiesto a la vez, memoria y homenaje. 

29.8.19

Criaturas exquisitas




- Criaturas exquisitas. Antonio Fortunic. Once cuentos protagonizados por, como lo describe el propio autor "los condenados por el orden establecido". Casos tremendos de sadismo, masoquismo, adicciones (a la pornografía), deseos incestuosos... y sí, de personales queer de todo tipo. También, Fortunic dixit, como representan una sociedad tan compleja como es la peruana, sus historias atraviesan choques raciales, sociales y culturales --el pan de todos los días en el Perú. 

El primer libro de cuentos de Fortunic, a la postre director de cine divisivo (su "Un marciano llamado deseo" fue ásperamente criticada en su estreno, aunque desde entonces ha adquirido cierta buena reputación como filme de culto). Son cuentos sumamente breves, que de hecho exigen participación del lector para llenar ciertos huecos (intencionales) de la anécdota. Provocativo y caprichoso, es un libro de interesante lectura. 

26.8.19

Mundo cruel




- Mundo cruel. Luis Negrón. Nueve cuentos gay (¿gay?) ubicados casi todos en el barrio popular de Santurce, en Puerto Rico. Más aún que cuentos eróticos o costumbristas, retrata lo que podría llamarse "Los marginados de los marginados". Historias sobre hombres casados que tienen sus amantes masculinos regulares. Sobre enfermos en las últimas e ignorados perpetuos. Sobre reinas de un mundo que ya está en trance de desaparecer, paradójicamente debido a la integración. Todo pueden soportar estos personajes, menos la indiferencia. 

El primer (y hasta ahora único) libro de Negrón es un magnífico libro de cuentos en apariencia sencillos pero que son de hecho ingeniosas obras que resumen todo un mundo en pocas páginas. Con un tono muchas veces humorístico (que no paródico) y personajes convincentes (que no autobiográficos), retratan un ambiente que lo mismo puede ser un barrio popular en Puerto Rico que un gueto en todas partes del orbe. Con sus prejuicios, sus contradicciones, sus placeres y sus pequeñas maravillas. 

Por cierto, algunas ediciones de éste libro agregan dos cuentos más para un total de once. 

Lectura recomendada, para aficionados y no. 

21.8.19

Bareback Juke-box




- Bareback Juke-Box. Wenceslao Bruciaga. Hipólito hace de su homosexualidad parte de su filosofía desafiante y contestataria. Fanático de la música punk, de J. G. Ballard, de las drogas y de vivir la vida al extremo --al mismo tiempo que sufre constantemente mal de amores. Precisamente para combatir la depresión que le causa un asunto sentimental, entrena boxeo y se infecta aposta de VIH (¿o no?). Con unos cuantos días para partirle la madre a su ex-pareja pondrá en marcha un plan arriesgado que, sin que lo sepa, acabará más bien por conducirlo a los vericuetos más inexplorados de su vida...

Una novela tan provocativa como su protagonista (y podríamos decir que como su autor también). Con una estética deliberadamente punk (sin cyber) y un gusto por las digresiones que pondría orgullosos a autores como Fernando Vallejo o Bret Easton Ellis, esta es sin embargo una novela que se siente mucho más sincera que esas posibles influencias. 

Y es que las peroratas del argumento no son simple berrinche, sino deliberada provocación. Hipólito / Bruciaga mira de frente a las muchas taras no solo de la comunidad gay mexicana, sino de la cultura mexicana en total. El racismo, el olvido histórico, el malinchismo que muchas veces se disfraza de supuesto orgullo patrio y la hasta triple moral, son todas desnudadas y expuestas ante el lector. Tanto se cuestionan iconos encumbrados como Salvador Novo que se apuesta por influencias como Pedro Lemebel. 

También es sincera la narración en sus momentos sentimentales que más que rayar en el melodrama se zambullen en él --pero placenteramente, sin más culpas que la de enfrentarse a los demonios personales. 

Una novela ya no solo recomendada, sino de plano necesaria para más de uno.